martes, 9 de agosto de 2011

La Revolución Verde

   La revolución verde aun está en marcha, y mucho de los sucederes actuales en lo agrario en nuestro país y en los pagos Mayoleros no son sino consecuencias de la misma. A algunos los podríamos titular como "daños colaterales" (como dicen ahora cuando se mandan un moco bombardeando y destruyendo poblaciones civiles). Según mi parecer, la despoblación de mi pueblo (como la de tantos otros de la Pampa Húmeda) y su zona de influencia, es uno de esos "daños colaterales".

   Tratemos de ver un poco los marcos históricos, para tratar de entender como se manejan algunas cosas. La Pampa Húmeda, primero era "El Desierto" cuya transformación no fue fruto de la casualidad sino de una serie de acontecimientos encadenados a través de muchos años y fue determinada por el desarrollo Imperial de Inglaterra y por la Revolución Industrial de mediados del siglo 19. (Mis puntos de vista y análisis del tema están acá bajo el título de "Posteos de Semana Santa"),
Las potencias imperiales o potencias a secas no llegan a ese status por sorteo o licitación. Muy por el contrario, lo hacen a través de largos años de aplicar su determinación en conseguir objetivos. Han cultivado distintas herramientas para ese propósito. El conocimiento, la educación, la aplicación del conocimiento a la tecnología, la información detallada, la fuerza, la coacción, el soborno, la cooptación de las clases dirigentes de los países que les resulten interesantes o necesarios. Todo vale para ellos, mientras contribuya a afianzar su posición dominante.

    Científicos intachables y admirables como Albert Einstein, contribuyeron al desarrollo de la bomba atómica. Norman Borlaugh jugaba en la misma línea. Pero como bien apunta Daniel en su comentario al post anterior, por detrás de el venía la Fundación Rockefeller, Cargill, Monsanto, etc.

    El orden mundial que impuso el Imperio Británico determinó que por estas tierras se hiciera la llamada "Conquista del Desierto" eliminando a los pueblos originarios que lo habitaban, apoderándose de sus tierras, y luego poblándolas de inmigrantes que produjeran lo que el Imperio necesitaba. Cereales, oleaginosas, carnes, cueros, lanas; es decir lo que ahora se le llaman "commodities".A la vez se formaba una masa de consumidores de sus productos Industriales, dominando ellos ambas puntas del negocio.
Para ello, los pueblos originarios estorbaban, y el tiempo de reconversión cultural  para transformarlos en agricultores era muy largo, por lo que con la inestimable ayuda de la dirigencia política e intelectual de la Argentina de entonces se los exterminó y chau. De paso se aprovechó la ocasión para colocar un excedente de armas y ropa militar que habia quedado sobrando por ahí. La criollísíma bombacha, tipica de nuestro hombre de campo llegó a estas tierras como excedente de guerra. Por ahi en textos antiguos, se puede ver que se la llamaba "calzoncillo de Crimea", porque, precisamente a la industria textil Inglesa la había quedado una gran cantidad de esa ropa que era parte del uniforme  de las tropas que intervinieron en la Guerra de Crimea. También como excedente de material militar, ligamos la primera locomotora; "La Porteña".

   La "comercialización" de la Revolución Verde de la mano de las Multinacionales, traía bajo el poncho la agricultura que hoy vemos; la que no necesita de los chacareros para funcionar.

   En 1880 estorbaban los indios; en 1980 estorbaban las chacras y sus habitantes. Hubo que organizar una nueva "Campaña al Desierto". En la primera, uno de los autores intelectuales fue Don José Martinez de Hoz, y su mano ejecutora el Gral. Julio Argentino Roca. En la segunda fue su bisnieto José Alfredo Martinez de Hoz, y su mano ejecutora el Gral. Jorge Rafael Videla.

   O sea, cien años después, el Poder seguía en las mismas manos. Los que ejecutaban eran de otro apellido, eso no importa, para el poder los Militares son descartables.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada